25 de abril de 2017

Boeing estudia lanzar el 737 MAX 10X, para junio próximo

Boeing  se acerca a la decisión de lanzar una versión más grande de su emblemático 737, quien ha cumplido 50 años el pasado 9 de abril.  El anuncio sería oficial durante los próximos dos meses para contrarrestar las fuertes ventas del Airbus  A321neo.

El 737 MAX 10 reduciría la brecha entre el nicho de (178-220 plazas) 737-9, que voló por primera este mes, y el A321neo (185-240 plazas), que domina el extremo superior de un mercado para los aviones de fuselaje angosto.


El fabricante de Everett, ha estado estudiando cómo solucionar un problema complicado con el diseño del tren de aterrizaje del avión, sin añadir costos ni retrasar el objetivo 2020 para las primeras entregas.
Las fuentes dijeron que se había encontrado una solución y que Boeing hablaba más deliberadamente con las aerolíneas sobre un posible lanzamiento del 737-10 en el Airshow de París, a realizarse en el mes de junio de 2017. Además, estima una demanda por un total de 1.000 pedidos para este modelo.

"Boeing está participando activamente en discusiones con los clientes sobre el 737 MAX 10X", dijo un portavoz. "No se ha tomado ninguna decisión sobre el avión y cualquier discusión sobre el momento de un posible lanzamiento sería especulativa".
En este sentido, las acciones de Boeing subieron ligeramente en las primeras operaciones del mercado de valores.

Se cree que el 737-10 sería la respuesta táctica al A321neo, mientras que Boeing trabaja en planes estratégicos para un avión de mediano y mediano asiento de 220-260 asientos. aún así es un rompecabezas tan complicado para el fabricante que, ha pedido ayuda a sus expertos en aviones de combate para diseñar un equipo de ahorro de espacio para el 737-10

Se necesita una solución inmediata dado que el 737-10 será más largo que el 737-9 para dar cabida a unos 12 asientos adicionales. El tren de aterrizaje debe llegar a ser más alto también o la cola podría raspar la pista.

Ansioso por evitar cambios costosos en el resto del avión y mantenerse dentro de los tiempos de entrega, Boeing pretende hacer que el equipo sea más largo sólo si es necesario, pero lo suficientemente pequeño como para caber en la bahía de la rueda existente del 737.

Al momento, no ha tomado las decisiones finales, pero está probando una propuesta avanzada para permitir que el 737 efectivamente se sienta en sus talones cuando sale de la pista.

Esto es lo que los ingenieros aeroespaciales llaman un diseño "semi-aplacado" y es un guiño a dos aviones más grandes: el 777 y el 787-10.
En un giro adicional, el tren de aterrizaje se alargaría telescópicamente para el 737-10 para poder rodar la pista. Después, se encogería de nuevo para retraerse en el mismo espacio.

IMPACTO EN LA COMPETENCIA

Las decisiones como estas se alimentan directamente en la batalla por las ventas de aviones.
Un fuselaje más largo permite a los pilotos usar el mismo ángulo de despegue en lugar de disminuirlo para evitar golpear la pista con la cola del avión más largo. Los despegues más bajos necesitan más pista, limitando el número de aeropuertos en donde podría operar y restringiendo las ventas.

Airbus, que evitó comentarios, tratará de persuadir a los potenciales compradores 737-10 de que es poco diferente de la venta lenta 737-9. Mientras tanto, se dice que está trabajando en sus propias mejoras en la familia A320 codenamed y A320neo-plus.
Fuentes del mercado dicen que Boeing ofrece 5 por ciento menos de costos por asiento que el A321neo para el 737-10. 

Boeing decidió no usar un motor más grande para impulsarlo y está apostando que algunas líneas aéreas preferirán asientos adicionales y volarán el 737-10 principalmente en rutas cortas.
Aunque los informes se han centrado en el choque entre el A321neo y 737-9 / 10, las fuentes de la industria dicen que no es sólo el extremo superior del mercado de estrecho que impulsa el nuevo diseño.
Debido a que la mayoría de los transportistas se adhieren a una familia de aviones, dicen que Boeing parece preocupado por el éxito del A321neo que podría impulsar decisiones que debilitan las ventas del 737 MAX 8. El 737-10 sería más un caballo de batalla para defender las finanzas del fabricantes de aviones norteamericano.

"Es un movimiento defensivo, Boeing quiere impedir que el A321neo sea un caballo de Troya en su propia flota", dijo un estratega.

Fuente: Reuters

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejá tu comentario