En este Blog encontrarás muchas fotografías de la actividad del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, Ministro Pistarini.
También es un canal informativo de la aviación comercial que se da a nivel mundial.


31 de mayo de 2019

¿Cuándo volverá a volar el 737 MAX?

Durante la reunión con los reguladores globales, llevada a cabo el pasado 23 de mayo en la ciudad de Dallas, Boeing anunció que había completado la actualización del software para el 737 MAX la cual  incluyó pruebas en simulador y un vuelo de prueba realizado el 16 de abril. La compañía  destaca que ha volado el MAX con el software del MCAS actualizado durante más de 360 ​​horas en 207 vuelos. 
“Estamos haciendo un progreso claro y constante, y confiamos en que el 737 MAX con el software MCAS actualizado será uno de los aviones más seguros que haya volado. Los accidentes solo han intensificado nuestro compromiso con nuestros valores, incluida la seguridad, la calidad y la integridad, porque sabemos que las vidas dependen de lo que hacemos ”
Ahora, Boeing está enfocado en proporcionar a la FAA todos los detalles sobre cómo será la interacción de los pilotos con los controles y pantallas de la aeronave en los diferentes escenarios de vuelo. Una vez que el organismo reciba toda la información necesaria, el siguiente paso será programar el vuelo de prueba para la re-certificación. Sin embargo, aún no se ha establecido ninguna fecha en concreto. 
En este sentido hay dos vertientes: por un lado se cree que la Administración Federal de Aviación (FAA) está preparada para aprobar las actualizaciones del 737 MAX durante el mes de junio. Por el  otro, es sabido que las otras agencias regulatorias, principalmente las de Europa tienen la intención de realizar sus propias evaluaciones. Según declaraciones de Alexandre de Juniac, CEO de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) se estima que el 737 MAX no regresará al servicio durante al menos 10 o 12 semanas. Cabe recordar que, IATA llevó a cabo una reunión con  operadores del MAX, el mismo 23 de mayo en Montreal para conocer las expectativas que tienen sobre Boeing.

Una gran parte del problema radica en el aumento de las tensiones entre los reguladores a ambos lados del Atlántico. Hay preocupaciones específicas sobre la relación existente entre la FAA y Boeing debido a la sospecha de autocertificación que ha sido expuesta.

Luego del segundo accidente fatal, las autoridades del gobierno Etíope enviaron a París, Francia los registros de los datos de vuelo del ET302 de Ethiopian Airlines para que sean analizados por investigadores de seguridad europeos. Además, en el viejo continente tienen la intención de realizar sus propias evaluaciones sobre nuevo "arreglo" de Boeing, en lugar de confiar en la FAA .

Por ahora, la flota de Boeing 737 MAX permanece conectada a tierra en todo el mundo, luego de estar involucrada en dos accidentes fatales que se cobraron la vida de 346 personas . Los informes preliminares sobre ambos accidentes indican que el sistema MCAS fue un factor determinante. 

Debido a ello, las empresas debieron modificar la planificación de los vuelos hasta mediados de agosto, además de  reprogramar la renovación de flotas planteando la posibilidad concreta de cancelar pedidos del MAX y optar por Airbus e, incluso, elevar a juicio al fabricante por el lucro cesante. En EE.UU. una de las principales empresas mandó a sondear al público para conocer su opinión acerca del tema. El 46% de los consultados dijo que, cuando se resuelva el problema, va a esperar al menos un año para abordar un 737 MAX. 

Es por ello, que desde Boeing están evaluando realizar diferentes tipos de compensaciones a las aerolíneas, que podría incluir servicios de aeronaves, apoyo de entrenamiento, calendarios de entrega más ajustados o simplemente efectivo. Esto surge de las declaraciones del jefe ejecutivo de la compañía, Dennis Muilenburg realizadas el 29 de mayo durante una conferencia de inversionistas organizada por Alliance Bernstein, arrojando luz sobre cómo Boeing intentaría aplacar a las aerolíneas por el costo y los dolores de cabeza logísticos causados ​​por la puesta a tierra de los MAXs.

Las ganancias netas del primer trimestre de Boeing cayeron un 13% año con año ($ 2.100 millones) y la conexión a tierra sumó $ 1.000 millones extras en los costos del programa 737 MAX según informó la compañía en abril.

Con todo este panorama incierto es casi imposible definir una fecha estimada en la que los MAX vuelvan a volar. ¿Es confiable un avión que desde su concepción lleva un problema de diseño, compensado por un software que falló? El fabricante confía en que la actualización del mismo será la solución definitiva al problema. Los pilotos reclaman más información y capacitación antes de volver a volarlo. Las empresas buscan compensaciones económicas por lo perdido y lo que es más importante de todo, los familiares de las 346 víctimas buscan justicia para sus seres queridos. En conclusión: ¿Cuándo volverá a volar el 737 MAX? Es, por ahora, una pregunta sin respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejá tu comentario (Sujeto a moderación)